Hoteles y ratones (de los peligros de los traductores automáticos)

Puesta de sol en Dubrovnik
Puesta de sol en Dubrovnik

Durante estas vacaciones he pasado unos días en familia en Croacia. Maravilloso país. En Duvrobnik nos alojamos en un hotel en la parte alta de la ciudad, con unas vistas magníficas sobre el puerto y el Adriático y una puesta de sol única, irrepetible.

Al consultar en el móvil los servicios del hotel en su web oficial me sorprendió leer en el sumario un apartado denominado: “Ratones”. No entendía en qué podía consisitir un servicio tan extraño vinculado a los roedores, una especie en general mal vista en los establecimientos turísticos de categoría, como ocurre con las cucarachas o los mosquitos.

Aún entendí menos cuando al clicar en el apartado del sumario bajo ese epígrafe lo que el hotel ofrecía eran salas para reuniones, conferencias, congresos o reuniones de negocios.

Pensé que en la web en inglés podría aclarar la confusión y el epígrafe equivalente llevaba por título “MICE”. El plural de “mouse”, es decir, en efecto, “ratones” en inglés.

Nunca había oído hablar de otro significado de esa palabra, así que me puse a investigar en Google, y resulta que existe lo que se denomina el turismo “MICE”, un acrónimo que en inglés corresponde a las iniciales de Meetings, Incentives, Conventions and Exhibitions/Events. Un neologismo aún no popularizado en España, más allá tal vez de los sectores especializados, que ofrece instalaciones y todo tipo de facilidades para empresas que quieran organizar eventos en un hotel.

Enigma resuelto. El traductor automático utilizado había traducido correctamente una palabra que en realidad significa algo muy distinto. El resultado, desastroso para el hotel, ya que la imagen de un establecimiento hotelero que ofrece “ratones” entre sus servicios no es precisamente positiva para captar turistas o clientes de otro tipo.

Pensé que nadie se había percatado del error y se lo comenté al recepcionista. Como él no sabía español no fue fácil explicarle en inglés el doble sentido de la palabra y el error de traducción. Cuando lo entendió, se puso a reír y me pidió si podía hacer una foto del pantallazo que le mostré. Acabo de consultar la web del hotel en mi móvil y aún no lo han corregido. En cambio, si consultas en el ordenador, en la misma web no aparece la traducción al español y en cambio en otros idiomas como el francés o el italiano se mantiene el término MICE. Espero por su bien que lo rectifiquen pronto, aunque es probable que el error no sea imputable a quien diseñó la web, sino al traductor del móvil. Misterios de las nuevas tecnologías.

Por lo demás un hotel estupendo que recomiendo encarecidamente. Y tranquilos, no hay ratones.

Como dicen los italianos, “tradurre, tradire”, con más motivo cuando se trata de una máquina.

José-Manuel Silva

Periodista y abogado

Profesor de Periodismo UAO/UAB

 

Deixeu un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Scroll to Top