Incògnites

 

En plena precampanya de les presidencials als EAU, amb les eleccions a Galícia i Euskadi ja convocades, el president de la Generalitat de Catalunya ha anunciat la dissolució del Parlament i la convocatòria d’eleccions anticipades pel proper 25 de novembre. Tot de sobte, a aquells que ens dediquem parcialment o totalment a la comunicació política se’ns ha girat molta feina.

Convergència i Unió es va presentar a les eleccions fa dos anys amb una proposta estrella, el pacte fiscal. El Parlament de Catalunya va donar suport de manera majoritària al President Artur Mas per aconseguir del Govern de l’Estat una millora del finançament i la resposta de Mariano Rajoy ha estat rotunda, no hi haurà canvis ni pacte ni reformes. Hi ha una sensació d’insatisfacció entre una part important de la societat catalana que es va expressar al carrer el passat 11 de setembre. Arribats a aquest punt, Artur Mas ha entès que la legislatura està esgotada i que necessita saber quin és el seu suport real, a les urnes, per tal de donar un pas més cap a la construcció d’un Estat propi.

I és aquí on apareixen algunes incògnites sobre la estratègia electoral de cada un dels partits catalans que es presentaran a les eleccions. El President Mas ha aconseguit, de manera meritòria,  col·locar el punt del debat al voltant d’una sola qüestió, una disjuntiva: independència sí/ independència no, encara que és segur que no es farà servir aquesta expressió dins el programa o els eslògans electorals de CiU. De fet, la independència no és una ideologia, sinó un concepte transversal. Per entendre’ns, es pot ser de dretes o d’esquerres i ser independentista, i al contrari. Potser el canvi més important dels darrers anys és que a Catalunya ha sorgit una classe mitjana, i fins i tot una part de les classes més privilegiades, catalanistes, autonomistes, que ara aposten per la autodeterminació com a única sortida per una situació asfixiant que els diferents governs de l’Estat (del PP o del PSOE) no han sabut resoldre. Crec que ara ja no es només una qüestió de sentiments, d’identitats, sinó que el debat és molt més complex. Està per veure si tots els votants de CiU donaran suport a una proposta plena d’incerteses i d’obstacles, però també és cert que és molt probable que votants d’altres partits decideixin aquesta vegada cedir el seu vot a Artur Mas per què tingui tota la força possible en aquesta nova etapa.

La campanya d’ERC o de Solidaritat per la Independència no presenta cap dificultat. Ja fa anys que els eslògans d’Esquerra s’han centrat en la independència com a única proposta, només caldrà veure si aconsegueixen recuperar els votants d’altres èpoques disgustats per la experiència del tripartit o si hi ha una fuita de vot útil cap a CiU. També cal veure què passarà amb Joan Laporta, que tot i que no té partit, voldrà aprofitar la quota de publicitat electoral que li correspon, pensant potser en tornar algun dia a presentar-se com a candidat a la presidència del Barça.

El PP tampoc tindrà gaire dubtes de quins seran els eixos de campanya, la defensa a ultrança del status quo constitucional i una crida contra la presumpta fractura social que poden representar, al seu parer, unes eleccions plebiscitàries sobre la independència de Catalunya. L’únic problema que tindrà serà com diferenciar-se de Ciutadans, ja que cada cop resulta més complicat distingir entre les propostes d’aquests dos partits.  O tal vegada, el problema el tingui Ciutadans, amb l’Albert Rivera al capdavant, per aquesta mateixa raó.

IC-Els Verds intentarà resituar el debat al voltant de la situació econòmica i recordar les retallades socials del govern de CiU, però probablement tindrà moltes dificultats per aconseguir-ho i haurà de definir-se sense ambigüitat sobre la qüestió sobiranista, creant confusió entre els seus votants.

I finalment, el PSC. Un partit dividit en dos blocs (encara que potser amb un pes desigual en favor de l’actual direcció), sense temps per convocar unes primàries, amb un candidat gris i desconegut per una majoria dels catalans, amb un soci espanyol, el PSOE, que no sap si desenterrar el federalisme que havia donat per finiquitat després de la desastrosa experiència del nou Estatut català o apostar per la unitat de la pàtria per no perdre  vot espanyolista en benefici del PP. Sens dubte els socialistes catalans són els que ho tenen més magre. Un resultat catastròfic pot acabar d’atorgar la majoria absoluta a CiU i les conseqüències posteriors pel seu partit podrien tenir caràcter irreversible.

La maquinària electoral de totes les forces polítiques està en marxa. A partir d’ara comença el compte enrere per resoldre totes aquestes incògnites.

 

 

 

 

31 comentaris a “Incògnites”

  1. Sens dubte, Artur Mas ha trobat el mode de desviar l’atenció de la societat catalana cap a un tema molt sensible que afecta a no més d’un quart de la comunitat autònoma de Catalunya: la independència. Totes les retallades i mides que ha près el President durant el seu mandat han tingut les seves represàlies amb escridasses dels indignats cap a Mas, Trias, i els demés membres del Parlament. Però per què no il·lusionar a aquells que no senten España com el seu païs, i fer-los veure que amb esperança es pot fer d’una comunitat un Estat propi sense fer-los saber què passarà amb el sistema monetari, com es sostindrà econòmicament com a nou païs (europeu?) i com sol.lucionarà la deuta que té amb la potència de qui es vol separar, l’Estat Español?

    Sembla obvi que Catalunya no aconseguirà la independència, al menys no en la situació econòmica actual i amb la desinformació que hi ha gràcies al Govern. Però si es donés el cas, és segur que Artur Mas no seria al front de la nova pàtria per fer-se responsable de la seva caiguda monumental.

  2. És una tempesta perfecta: la crisi econòmica, política, social i institucional que està vivint Espanya s’ha condensat a Catalunya. Els catalans, en tant que ciutadans que formen la nacionalitat catalana, senten que la seva comunitat està sent maltractada fiscal i culturalment. Aquest fet s’ha vist avivat amb la crisi econòmica i el gir centralista que fa més evident el dèficit econòmic i competencial que pateix Catalunya envers Espanya. Un dèficit fiscal, per cert, sense rival en la política comparada. És per això que Artur Mas es va presentar a les eleccions amb la proposta del concert econòmic, o pacte fiscal en la línea del concert econòmic, per parlar en convergent. Després de la victòria de CiU i d’unes quantes retallades a tort i a dret, el Parlament de Catalunya va aprovar un text on detallava què era això del pacte fiscal, i traslladar-ho a l’executiu espanyol. Després de que el Presidente denegués el pacte al President, la legislatura encetada a l’any 2010 s’acabava degut a la inviabilitat de la proposta estrella del partit de govern. Això hi hem de sumar que l’onze de setembre, on entre un milió i milió i mig de persones van marxar pel centre de Barcelona onejant, majoritàriament, banderes independentistes. A partir d’aquests fets, el cicle polític català s’ha accelerat i els diferents partits adoptaran diferents estratègies davant d’un repte tant complicat com unes eleccions on no només s’hi tria el President de la Generalitat. S’hi triarà, en gran mesura, el inici inequívoc cap a l’estat propi.

    En el cas de Convergència i Unió, l’ambigüitat serà menys acusada com en les darreres campanyes. Els convergents apostaran per l’estat propi. Un estat que arribarà amb un tren exprés o amb les rodalies catalanes de l’any 2007. Depèn de l’esdevenir dels fets i les reaccions espanyoles al plebiscit català. Per la part econòmica, CiU continuarà fent-ne de la sinceritat una virtut política (que ho és) i es presentarà com el partit més responsable de Catalunya. Perquè? A saber: l’ex tripartit català va ser percebut per la població com un garbuix de forces superposades i malgastadores; el govern espanyol de Zapatero va ser poc seriós pels enganys que va perpetrar amb els catalans i maldestre amb l’economia (Plan E, xec per nadó…); el Partit Popular serà el que va retardar els ajustos pressupostaris per atendre a les eleccions Andaluses i és l’exponent de la manca de lideratge amb Rajoy al capdavant. CiU es vendrà com el seny econòmic i la rauxa independentista. Bé, la paraula independència no sortirà mai dels llavis. Tot i dir ‘bon voyage’ a Cambó, no volen semblar maulets.

    Anem pels segons de l’arc parlamentari. El PSC. Hi ha una cosa segura i és que criticaran a la gestió econòmica del Govern per les retallades perpetrades pel l’executiu. El més nou és que els seus correligionaris espanyols han començat a alçar la bandera del federalisme (asimètric!) però saben que el votant català ja no s’ho creu. De fet el PSC és un galimaties. No saben si competir pel vot antiseparatista amb el PP o amb CiU pel camí sobiranista. Tanmateix, seria pel PSC un storytelling cronològic nefast intentar competir amb el PP. Els socialistes han dut al govern als independentistes d’ERC durant dues legislatures i van ser els artífex del nou estatut. No s’entén que ara s’emboliquin amb la ‘rojigualda’. L’altre opció seria crear un relat sobiranista-socialista, el corol•lari del qual seria que si el treballador català pateix les conseqüències de la crisi és pel dèficit fiscal. Tanmateix l’última opció és complicada pel control que exerceix el PSOE envers el PSC. El candidat Pere Navarro no pot entrar en conflicte amb el PSOE, però tampoc veure’s abocat a anar de maneta amb el PP, cosa que el deixarà en una perillosa indefinició. I ja se sap que la indefinició es paga cara quan hi ha plebiscits. També afectarà que Maragall i Nadal marxin (i espereu que Tura i Geli ja fan maletes). Per acabar tenim a Pere Navarro, al de Terrassa no el coneixen massa i no destaca pel seu carisma. El que un dia va ser el totpoderós PSC, ara comença una cursa essent tot, menys poderós.

    El PP d’Alicia Sánchez-Camacho té unes bones previsions. Mai en la història del PP a Catalunya, hauran rebut tants vots. El PP no ha aconseguit mai polaritzar el debat a l’esquerra dreta, la política catalana sempre ha basculat entre el debat Catalunya Espanya. Tanmateix, a Camacho ja li va bé perquè, essent el partit “mascle alfa” del nacionalisme espanyol, rebrà tots els vots que no vulguin la independència de Catalunya. També criticarà la despesa en organismes com TV3 i en la priorització de la despesa. Per bé que demana la permanència de Catalunya dins d’Espanya, un dia pot apel•lar als lligams familiars que alguns catalans mantenen amb l’estat, i demà pot atiar a la por de possibles boicots politics i econòmics per part de Madrid si Catalunya marxés. També té l’exparlamentari Vidal-Quadras, que demana la intervenció de la Guardia Civil a Catalunya. La maté porqué era mía, ja se sap.

    Arribem al color lila amb ICV-EUIA. Serà ràpid. Tot i que hi ha un bri d’indefinició en el seu posicionament Catalunya Espanya, el seu votant no és, ni molt menys, espanyolista. Per tant son electoralment capaços de demanar l’estat propi. L’eix central, però, serà criticar a Mas per les retallades, i comentar, que el President va a eleccions amb l’excusa sobiranista però per amagar la gestió econòmica.

    Després del desgavell i de posar a la casa dels Canonges a un President clarament contrari a la independència, ERC ha patit un dolorós purgatori. Tanmateix, la pacificació i la redempció sembla que ha arribat gràcies al mossèn Junqueras. El de Sant Vicenç dels Horts ha arribat a la conclusió que ‘sense convergència no hi ha independència’ i ha decidit unir esforços amb CiU per l’estat propi. ERC exerceix de govern a l’ombra de l’independentisme. S’encarrega de pressionar a CiU, a canvi d’acords parlamentaris, perquè camini cap a la independència. En l’àmbit econòmic, exoneraran a Mas, perquè si hi ha retallades és pel dèficit fiscal. La seva estratègia serà la independència des del flanc esquerra i tindran una oportunitat històrica per augmentar el nombre de diputats.

    A Solidaritat Catalana per la Independència la estratègia de campanya la tenen fàcil: independència. Tanmateix, va ser un partit que va sorgir fruit de la tebior nacional que va mostrar ERC amb el segon tripartit. Ara que els republicans estan pacificats i disciplinats és difícil que el seu votant (un votant poc obedient i novell, per cert) no s’escapi a CiU o a l’Esquerra d’on segurament van fugir. La seva estratègia pot ser la de presentar-se com a guardians del més pur independentisme i intentar mostrar que CiU es vendrà per un plat de llenties. Ho intentaran mostrar pressionant a Mas, però sense arribar a l’extrem de trencar la cohesió catalanista, cosa que els restaria vots.

    Finalment, Ciutadans és i serà la puresa anti-nacionalista. Va néixer com a alternativa al PP. Era el partit que havia de pujar els colors a les tietes convergents. Va ser el partit de la irreverència. Van criticar la immersió lingüística i es van posar amb els cognoms dels catalans que viuen a Catalunya. Van ser els que van portar el terme de persecució lingüística i de dictadura nacionalista. Diuen que per culpa dels diners a les seleccions catalanes, el govern ha de tancar hospitals. Van ser uns innovadors polítics de l’àmbit espanyolista, que van entrar amb la bandera de la regeneració democràtica. Una àrdua competència pel PP que ha hagut de moure’s per poder fer la competència a C’s. Últimament el seu discurs s’ha endurit encara més. Han acusat a el President Mas de ‘caudillo’, i han afirmat que els fa tanta por un dictador vestit de verd com un amb corbata i Audi A8 (sic) tot referint-se al president Mas. La seva estratègia de campanya serà practicar el vell ‘lerrouxisme’. També parlaran de les mítiques, clàssiques i tòpiques 400 famílies de la burgesia catalana que prenen les decisions pensant en el seu benestar i no en el del treballador. En general, l’estratègia és també, el multiculturalisme entès com la no existència de nacions (sobretot de la nació catalana, s’entén) i presentar l’independentisme com un perill i una bogeria apart de l’excusa de Mas per tapar la crisi econòmica. També formarà part del repertori criticar al PP afirmant que amb el govern Aznar es van tancar les escoles amb dues línies lingüístiques d’ensenyament i es va fer el Pacte del Majestic. Serà una gran oportunitat per a créixer en nombre de diputats.

    I bé, com va dir Juli Cèsar abans de creuar el Rubicó, ‘alea jacta est’.

  3. Tras la elección de Pere Navarro (con un rotundo 73%) como candidato del PSC para las elecciones del 25 de noviembre, el discurso se traduce en decirle no a la independencia de Cataluña, con mensajes para el presidente Mas: “denunciemos al falso profeta”. Por lo que la línea del partido va encaminada a no perder el voto españolista en favor del PP. Aunque Navarro acepta la posibilidad de una consulta soberanista, siempre y cuando se haga de manera democrática.

    Por otro lado, Sánchez-Camacho -tras su original comparación con la selección nacional de fútbol para llamar a la unidad- pide el voto de los militantes de CiU que rechazan los planteamientos independentistas de Artur Mas. “Queremos ser la voz de la mayoría de catalanes que se sienten españoles”, sentenció. Sin sorpresas.

    Oriol Puyol (CDC) sostiene que Cataluña acaba, por lo que empieza una nueva etapa. Ha sostenido que la federación nacionalista “hará planteamientos radicalmente democráticos”, no sin destacar que los objetivos de CiU y PNV son similares, por lo que considera fundamental las elecciones en el País Vasco.

    Josep María Pelegrí -secretario general de UCD- acusó a Rajoy de “no querer entender” a Cataluña. Para Artur Mas, -convocar elecciones hace que queden suspendidas las comisiones de investigación sobre las cajas de ahorro catalanas y la gestión de la sanidad- hay dos conceptos clave: “la identidad y el bienestar”. Pide que el estado español actúe como Reino Unido y Canadá: que se siente y escuche.

    Alfred Bosch -portavoz en el Congreso de ERC- tiene claro que Cataluña se irá a la ruina si sigue con España. Y anima a todos aquellos que abogan por la unidad a salir a la calle el 12 de octubre. Cree que así podrá comprobarse la fuerza de aquellos que están en contra de la independencia comparando la afluencia con la de “otras” manifestaciones.

    La portavoz de ICV-EUiA en el Parlament, Dolors Camats, ha dejado claro que votará a favor de la propuesta de CiU y ERC para celebrar una consulta sobre la autodeterminación para que salga adelante “con una mayoría amplia y plural”.

    El líder de Ciutadans, Albert Ribera, sigue de cerca a Sánchez-Camacho. Lamenta el adelanto electoral y califica de “pirómanos” a todos aquellos políticos que abogan por la confrontación. Rivera asegura que Mas está llevando a Cataluña al “abismo”.

    También en su línea: SI apoya celebrar el referéndum independentista, tal y como ha asegurado Alfons López Tena, portavoz de la formación en el Parlament.

    En resumen: CiU, ICV-EUiA, ERC y SI unidos en favor del derecho a la autodeterminación. PSC aboga por la unidad pero está abierto a la consulta soberanista siempre que se haga de manera democrática y PP y Ciutadans siguen rechazando cualquier planteamiento independentista.

  4. A pocos días de las elecciones anticipadas y con los candidatos de cada partido ya expuestos a los votantes potenciales, las estrategias de cada partido se pueden entrever entre bastidores.

    CiU tiene un escenario redondo: con una economía crítica como espectadora ha decidido dejar atrás todo tipo de ambigüedad y darlo todo en un único acto, bien sea un espectáculo con final feliz o no. Por tanto, ya se puede intuir su apego por un papel en el que la autodeterminación y el estado propio ocuparán la totalidad de un guión férreo de cara a estas próximas elecciones.

    Al PP y Ciutadans los podemos reunir en un mismo elenco, ya que la imagen de ambos respalda las mismas decisiones entre la que destacar el apoyo a la unidad de España y su no rotundo a las propuestas soberanistas. Es decir, mantenerse como hasta ahora con tal de mostrar ante el pueblo el menor desgaste posible en número de votantes, cosa previsible.

    PSC ha sido el que no dejaba claro su función en esta historia hasta la elección de Pere Navarro como candidato. Ha dejado claro que apoyarás las consultas dentro de la legalidad. Como cada consulta ha de ser aprobada por el Consejo de Ministros, podemos deducir que estos no apoyarán ningún referéndum y, por tanto situarlos del lado de PP y Ciutadans.

    En su rincón, separados y cerca del telón de fondo, situamos a Esquerra Republicana y SI. Su ya conocido argumento de defensores de la independencia desde el principio del acto, puede verse dañado por la posible aparición de CiU con puntos sumamente semejantes en algunos aspectos. Habrá que ver si pretenderán acercarse aún más a la izquierda con tal de granjearse la ovación de ese sector del público.

    Y a su lado, IC-V: no habla de autodeterminación, sino que su función es la de plantear una independencia diferente en la que se han de tener en cuenta unas necesidades, bien se pertenezca a una Catalunya de derechas o de izquierdas. Por tanto, su mensaje podría incrementar su número de seguidores en caso de no modificarse.

  5. Des de el meu punt de vista és un moment decisiu per al futur de Catalunya, i ja es moment de que els polítics estiguin a l’altura de les circumstàncies posicionant-se clarament a favor o en contra de l’independència. CiU és el partit que va per davant als sondejos realitzats fins ara als ciutadans catalans, ja que ha sabut guanyar-se molts vots gràcies a que ha estat l’únic partit que ha decidit, finalment, posar punt i final a l’expoli fiscal que pateix Catalunya des de fa anys. Segurament ERC voldrà apropar posicions amb CiU per així crear un front comú contra l’independència. També esta ICV, però encara que també demana l’independència, dubto que arribi a ajuntar-se amb CiU ja que tenen una visió política molt diferent.
    Per altra banda també estan el PP i Ciutadans, que faran una campanya per captar el màxim de vots possibles d’aquells que no volen o tenen por a l’independència. I el PSC de moment està en una situació d’ambigüitat total que no genera cap confiança als votants.

  6. Per començar m’agradaria comentar la coneguda frase de “en temps de crisi sorgeixen noves oportunitats” per explicar, d’alguna manera, el creixent moviment nacionalista que ha viscut Catalunya els últims temps, tant nefastos en l’aspecte econòmic.

    Després del “no” al pacte fiscal, una part de la societat catalana ha vist que la única manera, doncs, d’avançar socialment, económicament i culturalment és començar a decidir per sí mateix i que no sigui La Moncloa qui ho faci. I Artur Mas es veu capacitat per dur-ho a terme, però d’una manera moderada i calmada (realment ell mai ha pronunciat la paraula “independència”). Estratègia que segons el meu punt de vista és bona ja que el tradicional votant de Convergència i Unió es mantindrà probablement lleial en el seu vot i en podrà sumar més de sectors més catalanistes. I, fins i tot, poder apropar postures amb ERC i SI. Aquests dos partits també penso que guanyaràn vots. Sobretot desde l’esquerra en detriment del PSC, escapçat internament i que ha vist en la opció federalista el seu únic possible missatge electoral, i ICV, que tot i mantenir-se a favor del dret a decidir jo diria que no s’ha “mullat” prou donades les circumstàncies.
    En quant a Joan Laporta, si torna a presentarse, ho farà clarament amb un missatge semblant al de SI, partir del que era membre en les últimes eleccions.

    Al sector més espanyolista del Parlament, jo crec que el PPC pot treure millors resultats que en les eleccions del 2010 si alguns votants de Ciutadans s’acaben decantant pels populars, ja que semblen la única opció forta i real per plantar cara al que alguns mitjans de Madrid titllen d’ ”órdago independentista”. Penso que el partit d’Albert Rivera no aconseguirà gaires bons resultats.

  7. Davant de les eleccions del 25 de novembre considero que les posicions dels partits respecte a la qüestió de la independència de Catalunya seran molt diverses: CiU es presentarà com un partit que vol lluitar per la independència, ja que no s’ha pogut arribar a cap acord econòmic ni de cap altre tipus amb el govern central. Amb un president de la federació i del Parlament que s’ha mostrat clarament independentista el partit optarà per aquest mateix posicionament buscant l’aprovació dels electors.
    El cas del segon partit, el PSC, crec que no s’arribarà a decantar del tot. La seva campanya -si aconsegueixen posar-se d’acord- es centrarà en buscar els errors comesos per CiU durant l’antiga legislatura i mostrar-los als ciutadans per buscar guanyar de nou els vots perduts durant el Tripartit i “robats” per CiU. Seguint aquesta idea la millor posició seria la de “no independència” per diferenciar-se de l’altre. (També entenent que una part molt important dels catalans no vol la separació).
    El PP de Catalunya clarament es mostrarà en contra, com bé ja ha manifestat la seva presidenta, igual que Ciutadans. De la mateixa manera ERC i Solidaritat Catalana per la Independència faran una campanya a favor i ells com la millor via per arribar-hi. I finalment ICV-EUiA crec que adoptaran una posició semblant al PSC, però més moderada, ja que el pes que suporten al Parlament és menor.

  8. Pienso que el presidente Mas ha convocado elecciones anticipadas viendo el poder de convocatoria del independentismo el 11-S debido a la situación económica y a la crísis global. CIU tras el fiasco del pacto fiscal, espera de esta manera recuperar la confianza e ilusión de sus votantes y conseguir la mayoría absoluta.

    Creo que el objetivo de su campaña es captar el voto útil de los seguidores de ERC y Solidaritat Catalana. Ambos partidos a su vez, igual que Joan Laporta si se presenta, enfocarán la campaña en recordar que ellos son los que desde siempre han prometido “luchar” por la independencia, y además atacarán a CIU con el fracaso del pacto fiscal y el agravamiento social de la crísis.

    Mientras tanto creo que el PSC optará por avivar la llama del pacto fiscal, mientras tanto criticará la actuación de Mas y la intolerancia del PP al “federalismo español”.

    En mi opinión IC-Els Verds y Ciutadans perderán votos por su poca diferenciación con otros partidos de más envergadura, ya que sus votantes viendo la importancia de estas elecciones, optarán por el voto útil.

    Personalmente creo que el PPC será el más favorecido, ya que este si plantea bien su campaña, puede conseguir el voto útil de los votantes de CIU y PSC que no quieren el independentismo de Cataluña.

    CIU ganará las elecciones, pero dudo que obtenga la tan ansiada mayoría absoluta para convocar sin apoyo, el referéndum para el independentismo de Cataluña.

  9. Ante el tema principal que provoca la convocatoria de elecciones, independencia o no, los partidos se dividen en 2 bloques principalmente.

    Por un lado, tenemos a CIU, que aunque tiene un gran número de sus electores completamente de acuerdo, no es seguro que a todos. Se dice que aprovechando la situación privilegiada de Mas, los votantes de otros partidos le cederán el voto. Otros partidos como ERC y Solidaritat per la Independència siguen centrados en la independencia y en el hecho de recuperar sus antiguos votantes perdidos debido al desastre del tripartito.

    Por otro lado, está PP y Ciutadans dos partidos que en lo único en que se diferencian es que uno es sucursal y el otro no y que atacan a CIU a la que acusan de provocar una fractura social a causa de su propuesta y recuerdan la exigencia legal del mantenimiento del status quo constitucional.

    En un punto medio o en ninguno, sin una posición clara, están IC-Els Verds indefinidos en el tema que toca, persisten en la presunta defensa de los desfavorecidos, resaltando los recortes hechos por el gobierno catalán y el PSC perdido tras su salida del gobierno en el que su actuación fue de todo menos brillante y una escisión interna entre los representantes del PSOE y los catalanistas: en definitiva un partido sin crédito que solo ofrece soluciones cambiantes y poco creíbles.

    En mi opinión, los partidos deben presentar una programa claro, lejos de sentimentalismos, patrias y banderas y muy cerca a planes concretos y trayectorias determinadas y ya que lo que realmente se discute es si Cataluña se independiza o no, debiera quedar establecido lo que es posible y cómo lo es y lo que es necesario, si realmente lo es.

  10. El Onze de Setembre representa un momento clave para Cataluña en la obertura a una posible indenpendencia. El núcleo de partidos independentistas, que apoyaron la marcha y la propuesta por parte del President de la Generalitat de unas elecciones anticipadas,se han visto gratamente acogidos por los catalanes. Mientras, el sector de partidos que se opusieron o se abstuvieron empiezan ya a sufrir el duro golpe de su apuesta en los sondeos que importantes medios de información han realizado a los ciudadanos esta última semana.

    CiU el partido que ha ostentado la hegemonía política en Cataluña y en esta última legislatura, con Artur Mas al frente, ha sabido dar un paso de gigante. El actual president de Cataluña está calificado según los sondeos como el mejor líder porque sabe lo que pide el pueblo y lo lleva hasta su partido. Ahora bien, CiU hasta hace poco se regía por un programa y unas bases que lo calificaban como un partido de centro (le reportaba ventaja porque no era ni muy de un lado ni del otro), pero ahora ha mostrado una deriva independentista que nadie sabe muy bien hasta que puerto llevará en estas elecciones anticipadas. La gran incógnita de este partido es si apostará y hablará abiertamente en su programa de independentismo (cosa que dudo que ocurra) y dejará de lado su centralismo. Lo que está claro es que los sondeos de la opinión pública desvelan que no perderá la fidelidad de sus votantes y que captará nuevos adeptos. Sin embargo, lo que no está decidido es que CiU gane con mayoría absoluta.

    Por otra parte,el posicionamiento de ERC ante este nuevo marco ha quedado claro con las declaraciones de Oriol Junqueras asegurando que “la independencia es extraordinariamente urgente” . De esta manera, seguirá apostando por la fuerte línea independentista que el partido recorre desde hace más de una década y que le reforzará. La cuestión es si sabrán dar una imagen sólida de partido ante los votantes teniendo en cuenta todas las crisis internas que han sufrido en los últimos tiempos. Solidaritat per la Independència parece que es el que tiene las ideas más claras y su programa será íntegramente independista.

    IC-Els verds, defendiendo siempre las libertades, apoyan que el pueblo catalán tenga derecho a expresar lo que quiere sin que venga impuesto por Madrid. Su programa político tiene muchas papeletas para tener rasgos independentistas y pasar a formar parte del núcleo fuerte del Parlament.

    En el caso del PP todas las quinielas apuntan hacia un descenso por su rechazo a la independencia y por el desontento que les genera a los cuidadanos catalanes la función desempeñada hasta el momento por Mariano Rajoy. Sin embargo, este partido podría ser el punto de mira para todos aquellos que no quieran la independencia. Su programa político no será una incógnita ya que su líder, Alicia Sánchez-Camacho, asegura que su partido quiere dar voz a todos los catalanes que se sientan españoles.La duda está en si se llevará a los que apuesten por “independencia no”, porque Ciutadans podría ganarles parte de este terreno.

    Al PSC se le podría etiquetar de forma anticipada ya como el “gran perdedor”. En estos futuros meses podría estar en peligro de quedar como un partido residual dentro de Cataluña. Su posicionamiento es claramente un “no a la independencia” que le pasará una dura factura y tendrá que hacer frente a su bajón. Su propuesta de modelo federalista hará que se distancie con su socio el PSOE.

    Estas elecciones anticipadas refuerzan a CiU para gozar de una aceleración soberanista que en cuentas de hundirse en mitad de la crisis ha sabido salir reforzado (hay que tener en cuenta que a Mas no le han pasado “casi” factura los recortes porque ha sabido llevar bien la situación) y que si sabe hacer bien las cosas podría hasta conseguir la mayoría, aunque de momento los medios de comunicación, excepto “La Vanguardia”, ven imposible la hazaña. La campaña y elecciones de la verdad desvelarán todas las incognitas en estos dos próximos meses.

  11. Walter Lerch Mesonero

    A todos los políticos lo único que les interesa es salir elegidos y gobernar. Ahora mismo, Artur Mas cuenta con buena imagen ante los catalanes por su supuesta lucha contra Rajoy para conseguir ventajas para Cataluña. Y según se especula CiU quiere corroborar ese apoyo de la masa social para hacer frente al Gobierno central. Pero, ¿cuál es el verdadero motivo del adelanto de las elecciones?
    Todo tiene una razón. Artur Mas ha convocado las elecciones intentando aprovechar el impulso que está teniendo ahora a raíz de la independencia. Actualmente, la prensa se está centrando en este tema y ha quedado totalmente aparcada la situación económica por la que atraviesa la comunidad autónoma. Este panorama le viene perfecto a CiU, que intentará aprovechar esta oportunidad antes de que los medios vuelvan a fijarse en la crisis.
    En cuanto a las campañas, los demás partidos intentarán meter mano a CiU a través de las reformas que ha llevado a cabo en el aspecto económico. El partido que preside Artur Mas intentará utilizar esos sentimientos de independencia para reclutar y quitarles votantes a ERC. Por su parte, estos contraatacarán afirmando que el actual President de la Generalitat no tiene credibilidad ni fuerza para luchar contra el Gobierno central. Los demás partidos PP, IC y PSC harán hincapié e intentarán centrar la campaña en el asunto económico. De conseguirlo, la jugada de CiU para salir reelegidos podría dar un vuelco y ponerse en su contra.

  12. Michelle Batallas

    Si bien las elecciones convocadas por Artur Mas parecen ser una medida pensada para responder a lo que quiere el pueblo, creo que también se pueden ver desde otro punto de vista, uno estratégico por parte de CiU. Mas ha estado perdiendo apoyo a causa de los recortes, pero la masiva protesta de la gente –no sólo los de siempre- que pide separarse del Gobierno central ha supuesto una oportunidad para volver a ganarse al electorado, siempre y cuando tenga claro que no puede permanecer impasible ante sus demandas de independencia. La cuestión es si CiU mantendrá esta voluntad de intentar llevarlo a cabo. Personalmente creo que en su programa no ofrecerá directamente la independencia, aunque está dispuesto a realizar el referéndum. Por lo tanto, se asentarán discretamente en estas elecciones como una alternativa más para las personas que quieren esto, pero posiblemente no tan abiertamente como ERC, lo que le hará perder los votos de quienes están decididos a formar un estado propio.

    En el caso de este último partido, ERC, como en el de SI, sabemos que ya tenían el punto de la independencia incluido en su programa electoral. En estas elecciones, en todo caso, aprovecharán el actual sentimiento de la población que quiere dar este paso, para posicionarse claramente como la opción más segura, rápida y decidida para llevarlo a cabo.

    La estrategia de ICV-EUiA es poco clara, aunque su voto a favor de la propuesta de hacer un referéndum en la próxima legislatura ya indica que al menos son partidarios de decidir el futuro de Cataluña. Este partido de momento intenta focalizar la atención sobre la mala gestión del gobierno de Artur Mas, y en que si es reelegido se seguirá con la política de recortes, mientras en su programa electoral hablan de proteger los derechos sociales, la educación, la sanidad, y de buscar otra alternativa para salir de la crisis.

    El camino a seguir por el PP y Cs es bastante predecible, tal y como se han pronunciado hasta el momento, seguirán la línea de intentar convencer al electorado de que el referéndum que se pretende llevar a cabo es inconstitucional, y que una posible separación sólo agravará la situación de Cataluña. Su mensaje está claro: mantener la unidad de España es lo mejor para salir de la crisis. En cuanto a Rajoy, intenta ser la parte conciliadora del gobierno, mientras las críticas fuertes se las deja a Cospedal, y así espera no parecer el enemigo para los catalanes e intentar captar a nacionalistas moderados.

    La posición del PSC es la de apoyar el derecho a decidir, pero de una forma legal y aprobada por el Estado. No pueden posicionarse a favor de la independencia a causa del PSOE, y si lo hacen en contra perderían a gran parte del electorado. Por esto optan por ser una alternativa moderada entre los que quieren la independencia y los que se centran en el inmovilismo. Apostarán por una Cataluña plural dentro de España, pero con una relación federal, una autonomía más amplia. Con esta estrategia son una opción para los que no quieren seguir como hasta ahora, pero tampoco están a favor de una medida drástica.

  13. Creo que estas elecciones van a ser claves para saber qué es lo que realmente quiere cada partido. Esta votación es claramente un plebiscito sobre la situación de Cataluña respecto a España: ¿Es una comunidad autónoma más?, ¿es un estado independiente?, ¿es una comunidad con privilegios respecto a las demás?… Estas son algunas de las ideas de los diferentes partidos, pero lo que van a hacer realmente puede ser algo así:
    CiU: van a dejarse de ambigüedades y van a dar un mensaje de independencia. Dejarán esa situación en la que intentaban llevarse bien con todos ya fueran independentistas o nacionales.
    PSC: este partido es el que considero que va a tener más problemas. Su estrategia de comunicación es la más complicada ya que si optan por el camino federalista puede haber parte de su electorado que se marche a partidos como Ciutadans, UPyD o incluso el PP. Este partido deberá, por tanto ser claro con su mensaje y ya no podrá ser el PSC-PSOE, deberá ser uno u otro.
    PP: considero que tienen la oportunidad de mejorar sus últimos resultados si aprovechan esa ambigüedad del PSC e incluso de esa parte de votos no independentistas de CiU. Su posición va a ser la de la Constitución y la de defender una Cataluña en España.
    ERC: nada nuevo, siempre han querido la independencia y en estas elecciones tiene sentido ese discurso. Aunque la posición de CiU hace que parte de su electorado pueda irse hacia ahí.
    ICV: creo que este es el partido que menos le pueden gustar estas elecciones junto con el PSC. Su discurso eco socialista no creo que despierte a muchos adeptos en esta votación aunque el tema de los recortes marcará, probablemente, su discurso.
    C’s: este partido tiene mucho a ganar en estas elecciones. Cuando se radicaliza una situación las posiciones extremas son las que triunfan. Por eso Albert Rivera preparará una campaña radical en cuanto a su discurso y compartirá con el PP aquello de una Cataluña dentro de España y defenderá los intereses de los catalanes no nacionalistas.
    Joan Laporta: aún nadie sabe con quién se va a presentar pero nadie duda de cuál será su discurso, Cataluña se apaña sin España. Este también creo que puede mejorar porque es como C’s, los extremos mejorarán.

  14. Alexandra Ferrer Lisa

    Está por ver si la ciudadania catalana votará para que CIU gobierne con mayoría absoluta. Cosa que favorecería a Catalunya en mi opinión.

  15. Enrique Mirambell Bassols

    Creo que el futuro de Catalunya es absolutamente una incógnita y la situación es más grave de lo que todos pensamos.
    Artur Mas ha proclamado elecciones anticipadas debido a la presióm que ha sentido por una gran parte de la sociedad catalana y alguno partidos catalanes más radicales e independentistas.
    Creo que las estrategias de los distintos partidos políticos, sobre todo de CiU y del PPC, se basarán en la radicalización de su discurso.
    Claramente los partidos favorables a la independencia de Catalunya irán cogidos de la mano y muy probablemente CiU acapare una gran número de votos acercándose a la mayoría absoluta.
    Debido a la crisis socialista que se vive en Catalunya y el hecho de ser el partido sin tener un rumbo claro y con una marcada división interna, puede que muchos votantes se inclinen por Ciutadans o incluso el PPC, ya que tiene muy clara su postura e intentará aglutinar a todas esas personas con una idea muy clara, la contraria a la de CiU y los demás partidos nacionalistas.
    En resumen, las elecciones del próximo 25-N las ganará CiU olgadamente, pero con el PPC aglutinando más votos que en los últimos comicios.

    Enrique Mirambell Bassols (alumno de periodismo de la Universistat Abat Oliba)

  16. Sens dubte, la qüestió que afronta Catalunya des d’ara fins el 25 de novembre no es trivial. Si les expectatives que fins ara s’han manifestat es compleixen, pot ser que Catalunya doni un cop sobre la taula i es faci sentir a nivell Europeu, o això és el que provarà de fer qui es faci amb el poder. Tot apunta a que serà CiU.

    Amb un programa absolutament enfocat a la independència, CiU donarà resposta a allò que els catalans van demanar a la diada. Aquesta nova direcció de CiU restarà vots a partits com ERC, que, amb un programa força semblant, perdrà aquells votants que prefereixin dirigir el seu vot cap a un partit amb més potència i projecció, de manera que sigui un vot més útil. En el cas de SI, passarà el mateix, però segurament el canvi serà més pronunciat, ja que és un partit molt jove, i la qüestió que té entre mans Catalunya no és insignificant a aquestes alçades de la pel·lícula.

    En el cas del PSC, tot indica que la patacada serà important. La trajectòria que porta fins ara només ha fet que generar votants indecisos que es decantaran per altres partits amb propostes més sòlides i candidats amb programes més contundents. Això l’igualarà molt amb l’etern rival, el Partit Popular que, amb una proposta definitivament contrària a la que planteja el partit d’Artur Mas, mantindrà bastant el nombre de votants.

    Una proposta semblant a la del PP serà la que plantejarà Ciutadans, que també mantindrà, més o menys, els mateixos votants que la vegada passada. No sembla que els votants de Ciutadans, per molt indecisos que estiguin, puguin dirigir el seu vot a CiU.

    Per últim, ICV-EUiA, continuarà amb el seu discurs en contra de CiU i de les promeses no complertes del President. Tanmateix, sembla que es mantindrà en el nombre de votants.

    Ara per ara tot senyala cap a la majoria casi absoluta per CiU, ja que, si bé és cert que perdrà alguns votants contraris a la independència per Catalunya, molts indecisos d’altres partits afins a la nova direcció que a pres el partit d’Artur Mas poden cedir-li el vot per apostar per una proposta més determinant per Catalunya.

  17. Artur Mas es un buen político. Ha reconocido que no va a poder cumplir con sus propósitos. Se ha sincerado consigo mismo y ha decidido adelantar elecciones catalanas.
    Ahora, ante esta sorpresa para todos, los partidos políticos que se presentan deberán introducir en sus discursos sí o sí un tema muy importante que, después del 11S ha hecho reflexionar a muchos… la independencia de Cataluña.
    Como bien dices, es un tema transversal, no importa tu en qué lado estés, derechas e izquierdas pueden ser independentistas.
    Bajo mi punto de vista, aún no se si quiero la independencia de Cataluña pero, cada vez tengo más claro que la gente que antes quería la independencia, que les teníamos como gente rara y radical, han conseguido que cada vez más esa gente que les prejuzgaba se ponga de su parte. Aih si ahora se hiciera un referéndum…

  18. Pep Carbonell Capó

    Després del NO al pacte fiscal, sembla que la qüestió de la independència està marcada en vermell dins l’agenda electoral catalana, també després de la manifestació més multitudinària de la història de catalunya. El PSC amb l’elecció de Pere Navarro, s’ha posicionat clarament en contra d’aquesta questió, seguint una mica la línia del seu “soci” espanyol. La consulta, el referèndum per la independència serà clau per saber cap a on bufa el vent.
    Ara bé, m’agradaria saber si es una estratègia de desviament d’atenció per part d’Artur Mas (com estic segur que ha fet el govern balear de Juan Ramon Bauzà amb la llengua) per no mostrar a la ciutadania la desafortunada situació econòmica en la que es troben les conselleries.

  19. Lucia Gaudioso Roso

    En vista de las elecciones anticipadas por el gobierno de Artur Mas, dada la negativa de Mariano Rajoy ante la petición del pacto fiscal entre Cataluña y España, los partidos han tenido que hacer un plan a toda prisa para presentarse ante el 25N.

    Está claro que éstas elecciones són especiales, con un punto de partida evidente e importante: la autodeterminación de Cataluña. El derecho a decidir será la clave que todos los partidos deberán tener en cuenta ya que no se puede pasar por alto el acto social que demostró la sociedad catalana el dia 11 de septiembre, al salir un millón y medio de personas reclamando la independencia.

    Ante estos condicionantes están claras varias posturas. El PP, quién usará el independentismo en contra de la sociedad catalana e intentará aunar esfuerzos para conseguir unidad con España. Está claro que para ellos, que dependen más que nadie del gobierno central, lo importante es no dejar opción y por tanto que no haya ni referéndum, ni nada. El PSC es otro partido que no votará a favor de la independencia ni del derecho a decidir, creo. Un partido que ahora mismo está con un rumbo perdido y al que, dependiendo como lo hace del PSOE, le cuesta depender su catalanidad en éstas circunstancias que se han dado en la actualidad.

    En el otro extremo del PP, estarán todos los partidos independentistas, el más importante de ellos ERC. Desde siempre ha pedido la independencia así que su lucha será en primer lugar para poder decidir, y en segundo, para convencer a quienes puedan que el SÍ (a la independencia) es lo mejor para Cataluña. Otro partido con representación parlamentaria y de izquierdas es Iniciativa, que proablemente no se postule tan claramente como ERC, aunque sí apoye el proceso de autodeterminación.

    Y destacar el papel, fundamental, de quienes gobiernan actualmente y precisamente han anticipado las elecciones en Cataluña, CiU. Artur Mas no se referirá en ningún momento a la independencia del país. Aunque esté haciendo actos que dirigen a Cataluña hacia ella y pueda desprenderse del partido un catalanidad que quiere la independencia, CiU será el máximo abanderado del “derecho a decidir” y es que ellos pedirán a capa y espada que los catalanes deben tener derecho a la autodereminación, sin posicionarse explícitamente. Y en caso de hacerse un referéndum, intuyo que estarían del lado que saliera ganador.

  20. La tormenta política que s’està desencadenant fruit de les eleccions imminents del 25 de novembre és considerable. La pregunta és clara: els catalans volen la independència per Catalunya? Els partits polítics s’hauran de posicionar, si és que encara no ho han fet, a favor o en contra d’aquesta gran incògnita.

    El favorit és, sens dubte, Convergència i Unió que, en resposta a la manifestació de l’11-S i a la negativa de Rajoy davant la proposta de pacte fiscal, ha redireccionat el programa electoral que ens ve a sobre. Aquest nou rumb que pren el partit farà que els partits amb plans més dèbils o menys treballats surtin perjudicats. Podria ser el cas del PSC, que tant el candidat com el programa que presenta és bastant fràgil, i més en comparació al assumpte que es debat.

    ERC, un partit amb un programa i un objectiu fix des de fa molt de temps tindrà problemes per afrontar la posició d’Artur Mas, que presenta una proposta molt semblant. Els votants d’ERC que prefereixin donar més utilitat al seu vot apostaran per la opció més votada, CiU. ICV també s’enfrontarà a una situació semblant, i haurà d’establir uns bons objectius per no perdre votants indecisos.

    Ciutadans i SI, tot i que tenen programes completament oposats, comparteixen el fet que són partits molt joves que hauran de fer una molt bona campanya per tal de no perdre votants, ja que la majoria de catalans apostarà per partits consolidats amb propostes clares i possibilitats de tenir veu a l’hora de decidir-se a favor o en contra de la independència.

    Per últim dos clàssics: el PP i el PSOE. El PP seguirà amb la seva proposta de dir no a la fractura entre Catalunya i Espanya. En principi no hauria de perdre votants, ja que el programa que presenten serà pràcticament idèntic al de totes les eleccions anteriors, de forma que, qui va confiar el seu vot al PP abans, ho continuarà fent ara i possiblement amb més seguretat.

    El PSC és qui sembla que tindrà més dificultats per no enfonsar-se en aquestes eleccions, ja que tant el candidat com els eixos de la campanya no sabem ben bé cap a on es dirigiran. Tot ell és una gran incògnita. Haurà de posar-se ferm per no caure derrotat a les pròximes eleccions.

  21. Cristina Minguell

    Como dice el título del post, incógnitas, son las que rodean el futuro de Cataluña. El presidente Artur Mas ha decidido convocar elecciones anticipadas para conocer nuevamente la opinión del pueblo catalán, cosa que a mi parecer le favorecerá, pues a los ciudadanos les gusta que se les tenga en cuenta y creo que eso beneficiará al presidente de CiU.

    El resultado de las elecciones es obvio, CiU se llevará la victoria de nuevo, pero donde habrán cambios será en el resto de partidos. El PP aumentará el número de votos, ya que todos aquellos ciudadanos que están en contra de la independencia de Cataluña harán fuerza y les votarán, pues es el único partido en contra de la independencia y con fuerza que les puede hacer “daño”. Ciutadans también aumentará pero no a la misma escala que el PP.

    El resto de partidos no creo que obtenga demasiada variedad. El PSC puede que baje de votos porque la gente indecisa entre CiU o el PSC se decantará por los convergentes, que tienen más fuerza en estas elecciones.

  22. Temps entretinguts a la política catalana. La major incògnita serà l’actació de CIU, ja que, pel que sembla és l’úic partit que ha canviat el seu enfocament vers la relació Catalunya/ Espanya.D’una banda, tothom te clara la postura de PP i Ciutadans, que aposten per una forta unió amb el govern central i que els converteix en minoria a arreu del territori català. De l’altre, ERC i SI que no tenen massa feina, ja que porten l’independentisme arrelat dins el partit. Porten anys picant pedra per assolir aquest objectiu i ara s’estiren dels pèls quan veuen que Artur Mas els ha pres la senyera de l’independentisme en quatre dies. I per últim, en terreny de ningú hi trobem a CiU, que desde Madrid s’ha guanyat la fama d’independentista radical tot i que aquí a Catalunya encara no li hem sentit dir la paraula màgica. Que si Estat Propi, que si estructures de Estat, que si hisenda pròpia, que si dret a decidir, que si sobirania… Senyor Mas, IN-DE-PEN-DEN-CI-A, que no és tant difícil, com a mínim, de dir.

  23. Alberto Ladrón de Guevara

    Autodeterminación de Cataluña, consulta soberanista… Hable claro señor President: Independencia. Si por algo se ha caracterizado CIU en los últimos años no ha sido por defender e incluir en su programa de campaña la independencia de la comunidad catalana. Es curioso como en estos tiempos, bajo una coyuntura económica y social en crisis, hay también una crisis de identidad. El sector catalanista pro-independencia catalán ve como sus fuerzas han aumentado y hace presión a un presidente – que ha tenido que maniobrar para asegurar su reelección – a que lleve al pueblo catalán hacia la “autodeterminación”, según sus palabras.

    Es contradictorio repasar el programa anterior de CIU y darse cuenta de que en ningún momento se habla sobre apoyar un referéndum para la independencia en el territorio catalán. Mas defiende que su partido no ha podido llevar a cabo los objetivos de la legislatura anterior – hablamos principalmente del pacto fiscal rechazado por Rajoy – y decide convocar elecciones anticipadas para “medir” su apoyo y subirse al carro de la corriente independentista después de ver la fuerza que tuvo en la diada del 11S. Sin duda alguna, una maniobra maestra casi perfecta. Hoy por hoy, no he escuchado en boca del President la palabra independencia. Se empeñan en utilizar sinónimos, pseudoderivados, lenguaje un tanto ambiguo, para no ser encasillados y para no dejar ver lo que muchos militantes y votantes han visto: que CIU ve su mandato en peligro y aboga por la independencia para conseguir la mayoría absoluta.

    La posición de los partidos catalanes ha quedado clara en los últimos días. ERC, SI, CIU y ICV-EUiA apoyan y se unen por la independencia, mientras PP, PSC-PSOE y Ciutadans abogan por la unión del estado español.

    Haciendo un análisis del discurso político de los partidos podemos observar la inseguridad de algunos y la confianza de otros:

    – El PP sabe que puede perder fuerza, después de unas últimas elecciones catalanas en las que obtuvo unos muy buenos resultados debe mantener su discurso con la esperanza de que la corriente catalanista no sea tanto como parece. Siguen defendiendo la unión de España.

    – El PSC se mostraba “titubeante” hasta hace pocos días cuando se declaró que no se apoya el referéndum independentista, pero que si se hace una consulta de forma democrática, no pondrían impedimento. La ambigüedad nunca lleva a buen puerto, aunque siguen defendiendo la unidad del país.

    – ERC y ICV-EUiA ven en esta situación la oportunidad perfecta de retomar sus campañas con los mismos mensajes en apoyo a la independencia del pueblo catalán, y conseguir así recuperar los votos que se fueron a SI y CIU en las últimas elecciones tras no haber cumplido con promesas electorales anteriores.

    – SI procurará reforzarse, no lo tiene muy complicado.

    – Y por último el partido del president Artur Mas, CIU. Si nos remontamos a meses antes de la diada y todo este boom independentista de las últimas semanas, podemos recordar como la sociedad catalana estaba descontenta con el mandato del President, recriminándole (con insultos, manifestaciones, etc) todos los recortes en sanidad y educación, la subida de impuestos, y un largo etcétera que podríamos comentar. La estrategia que han seguido ha sido aprovechar el clímax de descontento social para encauzar esa “energía” hacia otros propósitos, asegurándose así la reelección. Veremos si el experimento tiene el resultado que esperan y consiguen la mayoría. Todo dependerá de si hacen bien las cosas durante los días de campaña.

    Como reflexión final comentar que CIU ha elaborado un plan que puede no salir como esperan. Si no consigue convencer a esa corriente pro-independencia de que llevarán a cabo ese referéndum, los votos se quedarán en los partidos que explícitamente hablan sobre independencia. Y por otro lado, también existe la posibilidad de que parte del electorado histórico de CIU no se sienta representado por la nueva “ideología encubierta” del partido y decida no darles su voto.

  24. Artur Mas, como cabeza del partido Convergència i Unió, ha conseguído efectivamente centrar toda su campaña en una sola premisa. La en dependencia de cataluña se ha convertido en un sentimiento que, aunque no es mayoritario, tiene una gran fuerza social. Tras la negativa del PP frente al pacto fiscal, el presidente Mas ha optado por dar un giro a su campaña mostrando una Cataluña fuerte e inconformista, capaz de independizarse del estado español. No obstante, considero que si bien esto puese hacer que Ciu salga reelegida, puede también conseguí aversión por muchos catalanes que no poseen ese sentimiento independentista. No solo eso, sino que considero que no es momento para desviar la atención de problemas mucho más importantes de los que estamos viviendo ahora mismo. La salida de cataluña del estado español supondría para esta un receso se su economía, el abandono de muchas de las empresas españolas que tienen aquí au sede, la salida del euro y en consecuencia de Europa, un posible abandono de la seguridad social y númerosos cambios que se esconden tras la conocida “independencia”. En relación con los otros partidos, creo que tanto el PP como ciutadans seguirá manteniendo sus políticas y posiblemente no varíen mucho sus electores. Lo que tendremos que esperar para va a ser cómo se reparten los votos entre esquerra, Ciu y porqué política va a apostar el PSC. Todo apunta a que Mas va a salir reelegido (algo con lo que indiscutiblemente ya cuenta, de ahí la convocatoria de elecciones anticipadas) y en ese caso, ya veremos como se desarrolla su nueva política.

  25. Elisa Trigo Barceló

    INCERTESES

    Sens dubte estem vivint un moment històric. Per primera vegada s’han conjugat molts factors que marquen un horitzó visible per aquelles forces polítiques i plataformes socials que han reivindicat sempre la necessitat de que Catalunya sigui un Estat propi.

    En aquest marc ens trobem amb un President Mas que aposta pel tot o res. Ara mateix el president de Catalunya esta a les portes de convertir-se en un heroi, però també pot acabar sent un màrtir si les coses no li surten bé. La veritat es que aquestes eleccions implícitament son un referèndum doncs, de guanyar CiU, es evident (i així ho va dir el President al debat de política general al Parlament de Catalunya) que es convocarà, sigui de forma legal o il·legal, una consulta, que sent realistes, podria provocar confrontacions a nivell jurídic amb la resta de l’Estat.

    Estratègicament el que ha fet CiU es molt bo. A meitat de legislatura i amb un desgast que només aniria a més per culpa de les polítiques de retallades, ha sabut focalitzar totes les seves forces en una campanya de caire emocional. Això es una lluita política, i CiU intentarà centrar el debat amb un únic missatge emocional i és que, sent independents, serem millors. Mentre que la resta de forces (PP i C’s) intentaran portar la campanya cap a un escenari de dades reals i de retallades socials hauran de respondre de forma indiscutible, a la única pregunta que centrarà el debat (independència).

    La meva opinió es que CiU s’endura la majoria dels vots, ja que aglutinarà la confiança tant d’aquells que sempre han cregut en la independència (probablement guanyi vots de fermes votants d’ERC que vegin en les intencions de l’actual president una forma de fer realitat el seu somni), com d’aquells que apostaven per un necessari pacte fiscal que des de el govern central ja s’ha denegat. El PPC d’Alícia Sánchez-Camacho també rebrà més vots que mai ja que aquestes eleccions, com s’ha dit abans, es basaran en un simple si o no a la independència, fent que tots aquells ciutadans, que no necessàriament han de ser de dretes, i que tenen clar que la independència no es la solució, apostin per la defensa de Sánchez-Camacho.
    I qui serà el clar perdedor en aquesta lluita per mi serà el PSC. No ha sabut respondre bé a la reclama social i sembla que tot això els ha agafat desprevinguts. Estar dividits interiorment al partit no els hi farà cap bé, i sincerament, ara mateix el federalisme que proposaven sembla ser igual que res.

    El que es evident es que sens presenta un escenari polític totalment nou al que no estem acostumats. El que a mi em sembla es que més que un panorama d’incògnites, ens trobem davant d’un escenari de incerteses provocat per una greu manca d’informació i caracteritzat pel dubte que suposa tot plegat. Veurem com acaba tot això… .

  26. La federación nacionalista se perfila como la clara vencedora de las próximas elecciones. No se impone la incógnita de cuántos serán los escaños que le faltarán para conseguir la mayoría absoluta, sino con quién pactará para dirigir el parlamento catalán. ¿Qué opina José Montilla? Él ya ha anunciado que no apoyaría, ni siquiera in extremis, la investidura de Mas como presidente de la Generalitat. Entonces, ¿qué hay después de Artur Mas y CIU? Parece ser que las escasas opciones que restan son ERC (aunque les separa la voluntad de los republicanos de convocar un referendum para la independencia catalana) y PPC (de estos, difieren en las inquietudes económicas que profesa Mas y que la formación de Alicia Sánchez- Camacho, repele).

    Por otro lado, están Montilla y el tercer tripartito. Aunque no ha desistido en repetir que si consigue los votos suficientes, el líder de PSC no repetorá tripartito. No obstante, resulta algo difícil de creer ya que sigue la misma tónica que hace cuatro años. Aunque Montilla asegura que no volverá a suceder, tanto CIU como Ciutadans sostienen que el PSC volverá al govern tricèfal siempre que tenga la oportunidad.

    Si nos centramos en ERC, nos encontramos con un predecible batacazo. Sin el vicepresidente trotamundos ondenando la bandera del catalanismo, la carrera electoral es calmada y gris. No parece más que un inminente descenso hacia gran tropezón de estos comicios. Y es que, tal y como apuntan los sondeos, los republicanos podrían perder más de la mitad de los votos que consiguieron en 2006 pasando así de los 21 diputados que tienen en la actualidad a 10 o 12.

    El PP, ¿tercera fuerza política?
    El batacazo de ERC podría tener como resultado no sólo la deriva de la formación independentista, sino también la consolidación del Partido Popular como tercera fuerza política del parlamento catalán. La frmación liderada por Alicia Sánchez-Camacho se presenta a sí misma como bisagra de las relaciones Cataluña-España, y en sus manos podría estar facilitar la hipotética investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat.
    Aparece en acción Joan Laporta cual Guadiana político, cuyos ojos aparecen y desaparecen. Su nombre ha aparecido en esta campaña de forma intermitenete y casi siempre para mal. Los sondeos no se ponen de acuerdo. Al ex presidente se le acumulan los escándalos y su supuesta entrada triunfal en el Parlament podría quedar en agua de borrajas. Eso sí: su mera aparición en la escena política ya ha bastado para atomizar el voto independentista y fragmentar la bolsa de votantes de ERC. A esto último también ha contribuido Reagrupament.cat, escisión protagonizada por el ex conseller Joan Carretero que, salvo sorpresa mayúscula, se quedaría a las puertas del Parlament.
    Por último, pero no por ello menos importante, está la abstención.
    Es el mayor temor de todos los partidos políticos y, según se mire, la culpable de que la campaña se haya convertido en un rosario de videos filopornográficos y caras a caras interruptus. Y es que, según parece, todo vale con tal de llamar a las urnas a unos votantes que, bien servidos de eso que los candidatos han tenido a bien llamar desafección, podrían darle la espalda a los comicios en una proporción cercana al 50%. ¿Las razones? El más que previsible resultado electoral, el agotamiento del tripartito, la desmotivación tras la sentencia del Estatut y, claro, la desafección de los votantes.

  27. Desde mi punto de vista creo que el camino que tomará cada partido es bastante predecible y mi opinión es muy similar a la expuesta en el post.
    En las anteriores elecciones, después de marcarse como objetivo el pacto fiscal, el presidente Artur Mas y su partido van a centrar más que nunca su discurso catalanista hacia la indepencia, pero sin decirlo directamente. Es decir, van a radicalizar su discurso pero sin alcanzar el nivel de ERC o Solidaritat.
    CIU va a ganar las elecciones, nose si con mayoría absoluta pero sino se quedará cerca (entre los 64 y los 69 escaños). Perderá votos de los catalanes que hasta ahora lo han votado pero no son independentistas, y ganará parte de los votantes de ERC y Solidariat, que esta vez se decidirán por Mas en forma de “voto útil”.
    Para mi, la mayor incógnita que nos depara esta campaña electoral será el camino que tomarán ICV-EUiA y PSC. Realmente creo que intentarán no posicionarse ni a favor ni en contra de la indepencia y que adoptarán una postura neutral a dicha cuestión.
    Obviamente el PP intentará convencer a la sociedad de que la separación de Cataluña y España será algo negativo para unos y para otros. Intentará captar los votos de aquellos que hasta ahora votaban a CIU o al PSC y no quieren la independencia. Los que hasta ahora ya votaban al PP ya son muy fieles a la ideología de dicho partido y por ello no creo que enfoquen la campaña directamente hacia ellos.
    En definitiva, el futuro de Cataluña está en juego y a día de hoy es una incógnita.

  28. Àlex Ginés Domènech

    Per començar el meu escrit haig de dir que aquest panorama és quasi inèdit en el panorama de Catalunya. Crec que és un camí de no retorn, hi hauran grans canvis en un futur pròxim.
    Crec que en aquest moment qui pot sortir victoriós és CIU. Cal saber si poden estar a l’altura de les expectatives que han generat. El seu missatge és d’optimisme i d’independència i ara cal saber dues coses: primer, si seguiran aquesta línea més “radical”. I dos, si els seus votants li correspondran amb aquest últim gir de guió.

    Com he pogut llegir en el text sobre les posicions d’ERC i SI, estic totalment d’acord. Els seus votants ( molts menys que CIU) ja saben quin és el seu objectiu i aquest és el de la independència. I com a tal aprofitaran aquest moment per poder assolir aquesta fita tan preuada per ells.

    El PP també té clar el seu rol en aquest film. Estan totalment en contra de un nou Estat a Europa i també estan en contra del pacte fiscal. Així que aquí a Catalunya tenen pocs votants i crec que així seguirà, estant en contra del que una majoria del poble català vol.

    Iniciativa Verds per Catalunya també tenen el seu paper molt ben definit, però amb una diferencia. Si poden explotar una mica la seva vena federal o independentista poden conseguir augmentar els seus votants ( que a títol personal son dels més fidels).

    D’altra banda el cas més greu és el del PSC. Actualment s’ha separat en dos blocs: el nacionalista i el centralista. Han arribat a unes primàries bastant conflictives. Però Pere Navarro està seguint una estrategia en la meva opinió equivocada en la confecció del seu equip. Crec que l’incident entre Pere Navarro i Higini Clotas ho diu tot.

    Per acabar crec que aquests són els actors principals d’aquesta obra, els altres personatges són més o menys secundaris, excepte en Joan Laporta que no tinc ni la més mínima idea de que farà en un moment tant important per ell, ja que és un declarat independentista.

  29. Christian Escudero

    El máximo dirigente de CiU, Artur Mas, ha conseguido determinar una imagen limpia y clara en todos sus seguidores, su propuesta principal y de mucha potencia en Cataluña, le hicieron obtener la mayoría absoluta bajo la premisa de la independencia.
    Las continuas respuestas dadas por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, han hecho que Mas se plantee el adelanto de las elecciones, en mi opinión, para sanar su imagen, es decir, ya que de la forma esperada y al ritmo deseado no se han conseguido los objetivos, es una forma de demostrar su ideología firme diciendo; “ya que no he conseguido lo que quería, quiero saber si me dejáis más tiempo para conseguirlo”. Es una buena forma de curarse en salud y de esta forma conseguir que nadie le pueda decir que está faltando a su palabra, de hecho, la principal arma política. Con esto se asegura más fidelidad por parte de sus seguidores ya que interiormente piensan en que es un personaje que va de cara, capaz de retirarse y ponerse en decisión del pueblo cuando las cosas no van bien, pero desde mi punto de vista, todo es estrategia ya que este adelanto de las elecciones le van a permitir mejorar su imagen y aún más presentarse con más fuerza y apoyo ya que la independencia es una de las máximas motivaciones catalanas.

  30. Manuel Carballeda Velázquezz

    En mi opinión Artur Mas está intentando maquillar su mala gestión económica al frente del poder, anticipando las elecciones autonómicas y disolviendo el Parlamento, para esta vez, de una forma más clara, promover la independencia de Cataluña.
    Si bien es cierto, muchos votantes estarían a favor de ésta, bajo mi punto de vista, muchos son también los que opinan lo contrario. Incluso una parte de sus adeptos estarían en contra de la independencia, lo que sin ninguna duda hará, que muchos de estos, voten al PP en estas nuevas elecciones.
    De esta forma y en definitiva, creo que CIU ganará pero no con mayoría absoluta, siendo así el PP y Ciutadans, los grandes beneficiados.

  31. Volvemos a lo de siempre, los que tienen el poder ansían más. Y a costa de quiénes, de nosotros. Se aprovechan de momentos de inestabilidad, malestar, crisis,…,llamémoslo “atontamiento ciudadano”. Centrando el problema en un foco que a ellos les conviene y desvían la atención de lo que realmente es importante.
    No me centro en ningún partido político sino en todos. Pero está claro que CIU a decidido disolver el Parlamento y adelantar las elecciones para así conseguir la ansiada mayoría absoluta (¡maldita sea!) debería ser anticonstitucional. Ya sabemos lo que significa la democracia y perdonen, pero esto no es democracia. Una persona no puede hacer lo que quiera, incluso lo contrario para lo que se le votó y encima exigir más poder.
    Pero somos así, preferimos quejarnos por una cosa en vez de acabar con el problema de raíz. Si Cataluña tiene que ser independiente, que sea porque la mayoría de los catalanes lo quieren. Aunque el 80% no tenga idea, por desinformación, de lo que sucedería y de lo que ello conlleva. ¿Pero de verdad la gente piensa que por votar a la persona que les ha hundido más en la crisis, conseguirá la independencia? ¿Es esta la solución a la crisis Mundial? ¿Que Cataluña se independice? Tenemos el mundo que nos merecemos. Nos dejamos llevar por los medios y los políticos sin darnos cuenta de la situación.
    Lo cierto es que al único que los medios dan pie es a Mas, ¿que tienen que decir ERC, Ciutadans, PSC, PP?
    Los medios nos obligan a discutir sobre estos temas sin dejar hablar al resto de partidos que representan a la mayoría de los catalanes. Esta batalla perdida es todo un triunfo para el señor Rajoy, que desvía los problemas estatales, las subidas de impuestos y recortes, al igual que le sucede a Mas.

    Cada día en Barcelona hay una manifestación, huelgas,…, por grupos minoritarios y otros no tanto, que luchan por ser escuchados, ¿alguien ve que salgan en los medios? La censura informativa y este sistema democrático, hace que vivamos aún en una dictadura. En la que cada 4 años tenemos derecho a voto un día y el resto derecho a pataleo. ¿Por qué no nos pueden escuchar hoy, mañana y pasado? Son nuestros representantes y no es su voz la del pueblo, es la de ellos mismos y luchan por sus bienes. Y no, están obligados ni que sea moralmente a oír lo que sus votantes dicen.

Deixeu un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Scroll to Top